Hoy quería hablaros de las velas óticas, en Inglaterra más conocidas como velas Hopi. Son unas velas huecas hechas con cera de abeja y otros productos naturales que se utilizan desde la antigüedad para quitar los tapones de cera que se acumula en los oídos.
La cera se produce de forma natural en nuestros oídos (conducto auditivo externo) para protegerlos del frío y de cualquier agente «indeseable» para ellos. Hay personas que producen más cera que otras y no se sabe bien el por qué. Los niños tienen tendencia a producir mucha cera. 
Los problemas asociados a la excesiva producción de cera son los conocidos tapones en los oídos que hacen que vayamos por la vida con los oídos atronados y perdamos audición. En los niños es muy frecuente estar en esta situación especialmente si tienen tendencia a tener otitis o enfermedades de infecciosas de repetición especialmente de las vías altas en las que se produce mucha mucosidad.
Lo que en nuestra cultura viene haciendo el médico cuando hay tapones es vía la enfermera, suministrar agua tibia a presión para hacer un lavado y favorecer la expulsión del tapón y en caso de que ésto no funcionara te mandan al otorrino y con un pequeño aspirador de lo sacan. Ambas técnicas a parte de ser desagradables para el paciente pueden producir infecciones en el oído y generar una otitis. Nuestras madres siempre nos limpiaban los oídos con los bastoncillos pero esto tampoco es muy apropiado porque puedes dejar pegada la cera en el tímpano y taponar el oído más aún.
Hay una alternativa que son las velas óticas, no duelen y es impresionante la cantidad de cera que pueden sacar con una sóla aplicación. Se pueden utilizar en niños, la única precaución es que tienes que conseguir que se esté quieto durante unos 8 minutos aproximadamente por oído.
Se coloca la vela por su parte pequeña en el oído, suele traer un soporte para que no caiga cera y te quemes la cara, por el lado de arriba se prende la vela y dejas que se consuma hasta el tope de seguridad. Se siente un calor agradable y un «bulle – bulle» en el oído, es la sensación de que la cera se reblandece. Luego la apagas en un vaso de agua y ábrela, te sorprenderá lo que has podido llegar a sacar.
Las velas óticas puedes conseguirlas en cualquier herbolario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *