Ya van siendo muchos los bebés que tengo en consulta de reproducción asistida y también las madres que se someten a tratamientos de fecundación artificial buscando con toda la ilusión del mundo tener un hijo que la naturaleza o las circunstancias no les pueden dar.
No haré un análisis ético, cada cual es libre de decidir lo que cree más conveniente y la sociedad además así lo permite en este tema, pero si quería lanzar un tema de reflexión.
Por una parte los bebés que nacen de estos procedimientos son aparentemente sanos y normales pero es verdad que su MRP (movimiento respiratorio primario) que mide la vitalidad de la persona, en muchos niños está disminuido. Me pregunto cómo influenciará la manipulación genética en nuestra especie en las siguientes generaciones, ¿tendremos que mutar?
Otra gran duda que me asalta es cuando las jóvenes mujeres que se someten una y otra vez a tratamientos de fertilidad, tomando hormonas y haciendo tratamiento de estimulación ovárica ¿serán más propensas en un futuro a padecer ciertos tipos de Cáncer, sobre todo los de ámbito ginecológico?
Quizás deberíamos plantearnos por qué a nuestra sociedad le cuesta «quedarse embarazada»:
  1. Cuando nos ponemos, ya «somos mayores». La edad más fértil es entre los 20 y los 30 años.
  2. Estamos sometidos a campos electromagnéticos que nos afectan más de lo que nos pensamos: los móviles en los bolsillos, el wifi, por no citar los campos electromagnéticos de las telecomunicaciones.
  3. Comemos en plástico: El bifenol que es un componente del plástico que produce esterilidad en el hombre.
  4. Comemos porquerías: tratadas con pesticidas, fertilizantes y transgénicas que se cargan nuestro sistema inmunitario y además influye en la fertilidad.

No se, quizás la naturaleza es sabia y prefiere disminuir la natalidad sabiendo que no podremos gestar hijos en unas condiciones óptimas, o quizás lo de las mutaciones es un tema que nos da risa pero al que tendremos que llegar para la supervivencia. Si os apetece pensar más allá en las teorías filosóficas de cómo los bebés vienen al mundo podéis leer un libro muy interesante titulado Los Nueve Peldaños de Anne Givaudan y Daniel Meurois.

Yo por mi parte, seguiré tratando con amor a todo aquel que necesite mis terapias, pero ¿deberíamos hacer fecundación artificial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *