No os podéis imaginar con cuánta frecuencia vienen a consulta jóvenes madres que han dado a luz hace algunos meses y que no pueden tener relaciones satisfactorias con sus parejas. Muchas piensan que es normal y que se pasará solo y otras que tal y como se les quedaron «los bajos fondos»  tras el parto no tienen muchas más alternativas que la resignación. Pues NO chicas, estamos hechas para el placer y también para parir, así que si después del parto tenemos dolor en nuestras relaciones pensemos en que hay algo que no funciona bien y que hay que tratar, igual que cuando nos duele una muela vamos al dentista.
Durante el embarazo el suelo pélvico va soportando el peso del bebé y de lo que le acompaña… y en el momento del parto todos los ligamentos de la pelvis ponen a prueba su capacidad de elasticidad, a parte de la dilatación y si además nos hacen episiotomía o nos desgarramos… para qué contarte!!! Generalmente nuestro cuerpo tiene la capacidad de volver a su ser,  pero en ocasiones esto no ocurre como nos gustaría.Con osteopatía se pueden solucionar estos problemas devolviendo la funcionalidad a una pelvis que ha trabajado mucho. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *