Ahora que empezamos a ver en casa películas infantiles estoy observando cuánto a cambiado lo que se ve en la tele, lo que se nos ofrece como sociedad y lo que demandamos en definitiva.
Haciendo un análisis con las películas de Disney que yo veía de pequeña: la Bella Durmiente, la Cenicienta, Blancanieves, Mary Popins…, las películas más recientes como Rapuncel, La saga de Campanilla y las que han sido de transición como Aladín, la Bella y la Bestia, El Rey León… Me he dado cuenta de como hemos ido cambiando.
Ahora las películas más antiguas me parecen a mi misma aburridas porque la historia transcurre lentamente, la trama es sencilla y se le da mucha importancia a los pequeños detalles de la historia, a mostrar sensaciones durante largo tiempo, comentarios de los personajes secundarios y relaciones con la naturaleza. A medida que vamos avanzando en los años las tramas se complican, las canciones son más rápidas, la historia lleva un ritmo trepidante, hay imágenes que cambian constantemente, luces y colores brillantes y parece que estemos ansiando el final y que la trama se resuelva ya sin importarnos las banalidades.
¿Es esto un reflejo de nuestra sociedad de consumo insaciable de vida frenética y vértigo? 
Quizás en otros tiempos donde todo transcurría lentamente y más a su amor no teníamos tantos niños estresados, con Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención y nuestros hijos y nosotros mismos como adultos podríamos sentarnos tranquilamente a disfrutar de las pequeñas cosas que nos muestra la vida.
Cada día me sorprende  más la cantidad de gente tanto niños como adultos que acuden a consulta con el cráneo duro como una piedra asfixiados por el estrés y con una angustia vital que no saben a qué se deben.
Es verdad que consumimos lo que nos dan pero también nos dan lo que la sociedad pedimos, deberíamos ser más conscientes de los cambios que vamos teniendo y pararnos a pensar en sus posibles consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *